Los destornilladores son herramientas que se utilizan para apretar y aflojar tornillos, además de otros elementos que lo requieran. Existen dos tipos importantes de destornilladores; los planos y los de estrella.

Si bien los destornilladores planos son los más utilizados, y por eso mismo se cuenta con varios de distintos tamaños para adaptarse a los tornillos, lo cierto es que los de estrella también han empezado a coger importancia. Los de estrella requieren menos fuerza para el trabajo, sin embargo tienden a desgastarse más. Los planos son más utilizados en trabajos de carpintería y en cualquier otra disciplina, ya que son los más comunes.

A la hora de elegir un destornillador se debe tener en cuenta la longitud de la ranura y el grosor, teniendo en cuenta el tamaño y otros factores. Se puede calcular a ojo o probar, aunque con la práctica se aprenderá a elegir el mejor destornillador. Los de presión son los que se utilizan para pequeños trabajos de relojería y electrónica, y son los que tienen en el extremo del mango un plano giratorio. También se puede utilizar el buscapolos para comprobar que los conductores están conectados.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.