Taladrar sin polvo

Antes de utilizar la taladradora debes proteger cualquier parte de la casa donde pueda caer el polvo, esto quiere decir cuadros, muebles o cualquier otra cosa, puedes hacerlo colocando un plástico. Otra solución es quitar cada uno de los elementos de la zona en que se va a taladrar. El suelo se debe cubrir con hojas de periódico o cartones (pueden ser de cajas).

Existen taladradoras en el mercado que te sirven para taladrar sin polvo, por lo que si compras alguna de ellas te ahorrarás el polvo que suelen soltar una vez estás haciendo un trabajo de bricolaje o cualquier trabajo en que necesites la taladradora. Principalmente suelen tener esta funcionalidad las taladradoras de percusión, ya que tienen elementos de aspiración que absorben el polvo.

Como estas taladradoras son un poco más costosas que las otras, o si no quieres gastar en una taladradora nueva ya que la tuya te da muy buen resultado, basta con que pongas una bolsa de plástico debajo de la broca. Esta bolsa recogerá el polvo y solamente tendrás que tirar después el polvo a la basura. Es un remedio sencillo y práctico, aunque algo más incómodo que tener una taladradora que lo haga todo.

1 comentario en “Taladrar sin polvo”

Deja un comentario