Para instalar un timbre inalámbrico, se empieza quitando el plástico protector y se pega en el exterior de la vivienda. Después, se atornilla el receptor donde se quiera  tras haber puesto la pieza en la pared, nivelar y marcar los puntos de fijación.

Se hacen los agujeros con un taladro en percusión y broca del diámetro que se requiera, se ponen los tacos, coloca el tirafondos y se encaja.

Después se enciende el timbre y elige la melodía más apta, se ajusta lo que se requiere, sobre todo volumen y se comprueba que todo está perfectamente. ¿Fácil, verdad? Seguramente funcione correctamente, pero si no es así comprueba qué es lo que has hecho mal.

Consejo: Existen una gran cantidad de timbres inalámbricos en el mercado con diferentes funcionalidades y precios, es necesario coger el que más se adapte en todos los sentidos y comprarlo sin pensar sólo en el precio. Es recomendable consultar qué tal funciona ese modelo.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.