Para cambiar un halógeno hay que cortar la corriente eléctrica, tras lo cual se debe localizar el sujetor de la bombilla (arandela de metal, como un anillo de hierro), se debe retirar el anillo y se ve que se puede sacar el bloque del halógeno ya que es la parte que se va a cambiar desconectando y poniendo nuevamente el halógeno.

Cuando se coloca el halógeno en su sitio se vuelve a colocar el sujetor, con cuidado de ponerlo dentro del hueco y así quede bien sujeto. Tan sólo queda comprobar que la instalación se ha realizado completamente.

Como podemos ver, aunque es un poco más complicado que cambiar una bombilla es algo sencillo de realizar, basta con seguir los pasos correctamente, y volver la corriente eléctrica una vez hecha la instalación.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.