• Bajar la calefacción de 22 hasta los 20 grados permite ahorrar un 10% de la factura. Si por la noche se baja hasta los 16 grados se puede ahorrar un 13%. Se puede tener un termostato para controlar la temperatura de la vivienda interior.
  • También se pueden aislar las puertas y las ventanas (es ideal las ventanas con doble cristal), así como toda la vivienda. Hay que revisar la carpintería exterior del hogar, poner aislantes en las paredes y vigilar las instalaciones de agua caliente y gas. Las rejillas y salidas deben estar en buen estado, así como las tuberías sin pérdidas. Un buen aislamiento supone un ahorro del consumo de hasta un 40%.
  • El gas natural es la opción más económica.
  • No se deben mantener las ventanas abiertas más tiempo del necesario, 10 minutos son suficientes. Si hace calor se debe cerrar la llave de radiadores.
  • Se puede apagar la calefacción durante la noche, ya que el calor acumulado ya es suficiente. Puede bajarse la temperatura en las zonas de paso o que se utilizan menos.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.