Restaurar una puerta de madera

Antes de restaurar una puerta de madera hay que quitar la cerradura (quitando los tornillos con destornillados, golpeando cabezas para hacerlo más fácilmente si es necesario), comprobar si se encuentra sucia y quitar los restos. Se puede pintar con barniz sin color.

Una vez hecho esto, se quitan las bisagras, se limpian y se pone algo de aceite para mejorar su funcionamiento. Antes de volver a pintar la puerta se deben eliminar los restos de la pintura anterior, se puede hacer con una lijadora triangular. Se lija a mano para finalizar el proceso de eliminación de pintura, o con lijadora eléctrica. Primero se preparan los detalles y después se empieza a restaurar la puerta.

Hay que reparar la madera si se encuentra deteriorada. Se puede hacer con masilla de resina sintética con el color de la puerta (o el más parecido que se encuentre), rascando antes la madera para eliminar las zonas deterioradas. Se eliminan las imperfecciones y se pinta la puerta.

Una vez hecho esto se dejar secar la pintura, se prepara todo y se pone la puerta para dejarla en su estado anterior pero ¡como nueva!

Escrito por bea | 26 de enero de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Trucos | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta