Pintar con pistola

La pistola es una buena herramienta para pintar, aunque hay que tener en cuenta ciertas consideraciones si es la primera vez que se trabaja con ella.

Para hacerlo bajo presión, hay que cubrir lo que se quiere pintar y utilizar un buen equipo en que no deben faltar unas gafas y máscara, además de una buena pistola a compresión.

Se debe regular el pulverizador para evitar excesos de presión, y si no se tiene práctica se puede empezar a probar en algún cartón hasta “pillarle el truco”. Después, se empezará a pintar a la distancia adecuada (25 centímetros) evitando corrientes de aire.

Se debe empezar a pintar por la parte más alta de la pared que se va a pintar intentando cubrir la superficie de una primera pasada, pulverizando en sentido paralelo a la pared descendiendo poco a poco.

Al secar la primera capa, se da una segunda haciendo franjas lo más anchas posibles. Si la pintura no se seca existe un truco para ello, al igual que hay que ir con cuidado para evitar imperfecciones.

Escrito por bea | 6 de marzo de 2013 | 0 comentarios
Categorias: Herramientas de pintura y Pintura | Etiquetas:

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta