La importancia de la cola blanca

Si eres carpintero o quieres hacer pequeñas chapuzas en tu casa, algo que no puede faltarte es la cola blanca, una de las claves para varios pequeños arreglos.

La cola blanca también es conocida como cola de carpintero debido a su capacidad para pegar todo tipo de maderas, entre otras cosas, incluso pudiendo lijarse debido a la dureza que queda después de haberla aplicado. Principalmente se utiliza para pegar cerámica, cartón, papel, laminados, chapados, estratificados, maderas, aglomerados, etc.

Una de las ventajas tiene es que es fácil de limpiar, y además muy fácil de aplicar ya que permite rectificaciones. La pega es que no permite pintura sobre ella. Se puede aplicar con brocha, un pincel o cánula, aunque dependerá de la superficie en que se vaya a aplicar.

La cola blanca es muy fácil de conseguir, incluso se puede comprar en una tienda de a cien, sin embargo es mejor que lo compres en una ferretería o tienda especializada.

Para limpiar la  cola blanca existe un sencillo truco que consiste en empatar la zona afectada de gasolina de la que se utiliza para recargar los mecheros esperando a que se disuelva y después lavar. Si aún está húmeda se puede limpiar con un paño mojado.

Escrito por bea | 15 de marzo de 2011 | 1 comentario
Categorias: Arreglos rápidos y Carpintería y Colas y pegamentos | Etiquetas: ,

Comentarios

  1. Conservar cola o pegamento | Consejos Bricolaje - 22 de marzo de 2011 | 19:02

    [...] opción es guardar la cola en un envase hermético, de manera que no reaccione ante las temperaturas que acaban por secar la [...]

Deja una respuesta