Hacer un desengrasante casero

Se puede hacer una receta de desengrasante casero y muy efectivo con media taza de amoníaco con jabón y tres litros y medios de agua. El amoníaco elimina la suciedad más pesada. Con esta solución y un trapo o esponja se podría limpiar muchos espacios, enjuagando bien después con agua.

Otro desengrasante bueno se puede hacer con amoníaco, vinagre y limón, poniendo un poco de bicarbonato a esta solución.

También se puede hacer un buen desengrasante con una pasta de un cuarto de taza de bicarbonato y agua oxigenada. Se extiende, deja actuar y después se retira. Tan sencillo como eso.

Para los azulejos se puede hacer una mezcla de lejía, detergente y agua; o incluso se puede poner una cucharada de bicarbonato con varios litros de agua caliente.

Con todas estas posibilidades, lo raro es que quien las haya comprado prefiera volver a las soluciones que se venden en las tiendas porque la verdad es que son opciones muy efectivas, económicas y fáciles de preparar.

Escrito por bea | 3 de febrero de 2013 | 0 comentarios
Categorias: Limpieza | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta