Consejos para limpiar acero inoxidable

Las manchas en acero inoxidable no son nada fáciles de limpiar, pero eso no quiere decir que no se pueda hacer. Y cuanto antes se haga mucho mejor.

Una primera forma puede ser limpiar estos objetos con un paño empapado en vinagre o zumo de limón (o frotar con medio limón). Después de esto último se puede lavar con jabón y aclarar en agua.

Para manchas de cal de agua en interior de cazuelas, basta con que se hiervan pieles de patatas dentro.

Claro está que también hay productos para la limpieza del acero inoxidable según lo que se busque, pero en ocasiones lo más práctico puede ser lo natural.

También se puede poner un balde con agua tibia jabonosa y una solución con agua y amoníaco. Se puede utilizar el detergente para lavar los platos. Se remoja el objeto y se deja esperar según lo grandes o poco sucios que estén los objetos. Con un paño se limpia después.

Otra posibilidad consiste en coger un trapo que no dañe lo que se va a limpiar, se pone ceniza de cigarro con aceite y se frota bien la pieza con ello. Después se limpia con alcohol para quitar la ceniza y dar brillo. Y listo. La limpieza es fácil si se sabe como hacer, y en ocasiones basta con pequeños trucos que se pueden realizar con cosas que hay por casa.

Escrito por bea | 18 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Limpieza | Etiquetas: ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta