Cómo fabricar un sinfonier

Si tienes un poco de habilidad con las manos y con la carpintería puedes crear tu propio sinfonier, ya que consiste en una cajonera alta y estrecha con varios cajones, muy utilizado para poner cosas, pero sobre todo para la ropa interior o calcetines, en vez de ponerlos en un armario, aunque puede ir cerca de este último para tener estas cosas más a mano.

Primero tienes que comprar la madera, nuestra recomendación es el roble porque dura más, o un material barato ya que no va a alojar cosas de gran peso.

A la hora de planificar la creación del mueble puedes plantearte hacer un sinfonier algo menos de tu altura, de metro y medio es la altura ideal, ya que además de servir para guardar cosas también podrás poner en él elementos decorativos, aprovechando que lo tenemos.

Por tanto, debes cortar un trozo de madera de metro y medio de altura con 1,2 metros de ancho, para utilizarlo como fondo de armario. Después debes cortar dos tablones de las mismas medidas y otros dos de 1,2 por 1,2. Una vez cortados deben colocarse, como parte inferior, superior y laterales, todo en torno al primer fondo que hemos preparado. Se debe usar para esto cola de carpintero y clavos. Ya tenemos la parte principal del mueble, tan sólo faltan los cajones y los listones que los apoyen.

Primero preparas los listones de madera, después de haber pensado cuántos cajones va a tener el sinfonier, lijándolos para que los cajones puedan moverse con facilidad por ellos. Teniendo preparados ya los listones ya sólo queda hacer los cajones y los frontales de los cajones, como punto final, tomando bien las medidas para que encajen perfectamente con el espacio.

Con un poco de intuición, unas buenas medidas y una buena planificación tendrás preparado un sinfonier hecho por ti para lo que necesites. Una vez que lo has hecho tan sólo queda pintar el mueble, de manera que conserve la armonía con el cuarto en el que va a aparecer, esto se consigue utilizando los mismos colores y colores que coordinen con el espacio.

Escrito por bea | 9 de febrero de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Carpintería | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta