Cómo cambiar una bombilla rota

Aunque parezca una tarea sencilla y que puede hacer cualquiera, hay que tener mucho cuidado y no banalizar demasiado el hecho de cambiar una bombilla rota.

Primeramente hay que cortar la corriente, y proteger nuestras manos con un guante grueso para no hacernos daño ni cortarnos, actuando con cuidado ya que los trozos pueden cortarnos. Ya con el guante y la corriente cortada empezamos a quitar los trozos de cristal rotos que puedan quedar, sin olvidarnos ninguno, podemos hacer esto con una tenaza.

Después de haber quitado los trozos tenemos que quitar el casquete, puedes hacerlo con una patata que has cortado por la mitad o con una pelota de goma o algo que creas que puede irte bien, intentando que gire el casquete y desenroscar para que salga. Si crees que puedes, también puedes probar a intentarlo con la misma tenaza con la que habías quitado los restos de cristal. Si con todos estos medios no logras quitar la bombilla rota, puedes consultar con un experto.

Una vez que hayas logrado retirar la bombilla rota, es momento de que pongas la nueva bombilla, y eso sí que sabrás hacerlo, coges una bombilla de las mismas características que la anterior y la enroscas.

No te olvides reanudar la corriente, y ¡se hizo la luz!

Escrito por bea | 5 de febrero de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Electricidad | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta