Colocar o instalar suelo laminado

Resistente al uso diario, rayones y hasta humedad el suelo laminado es una excelente opción para darles una imagen renovada a cualquier ambiente del hogar, con la ventaja que tienen una vida larga y sus colores no se ven afectados por el paso del tiempo, ni siquiera en ambientes en los que se encuentren expuestos al sol durante gran parte del día.

Asimismo, el precio de este tipo de suelo es más conveniente su instalación es fácil y rápida, además de ser sencilla de mantener y no requiere ningún tipo de encerado, siendo posible instalarlo sobre linóleo o también superficies vinínilcas. Si existiera alfombra o cualquier otro tipo de terminación deberá ser removida antes de la instalación del suelo laminado.

Una de las particularidades del suelo laminado es que no es necesario pegarlo ni clavarlo al subsuelo sino que se dejar unos 10 mm de espacio en todo el perímetro del ambiente donde se lo coloca para permitir que el material se expanda evitando que con el tiempo se levante.

El método de unión de los paneles realizado por enganche no utiliza pegamento y tiene como ventaja la rapidez con la que puede colocarse, sin requerir uso de herramientas especiales o prensas para las juntas que quedan perfectamente unidas.

Cabe recordar que la instalación debe hacerse sobre una superficie limpia, seca, estable y totalmente plana y previamente se colocará una lámina de plástico antihumedad sobre todo si la base es un suelo de hormigón nuevo.

Después de colocar esa lámina deben cortarse las placas a medida con la ayuda de una sierra de mano de dientes finos y posteriormente solo será necesario colocar el suelo mediante un sistema de ensamble colocando la primera fila de placas comenzando por el lado izquierdo y siempre con la ranura a lo largo de la pared.

Una vez colocada la primera fila de placas se deberá verificar que la misma se encuentre bien recta, corriendo cualquier diferencia entre la placa y la pared utilizando cuñas o también los bloques separadores.

Por último, para asegurarse que los extremos de las placas se encuentran bien unidos se golpea suavemente con un taco. Si se desea para dar un terminación más prolija pueden utilizarse perfiles de remate especiales.

Escrito por bea | 30 de abril de 2014 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas:

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta